Thursday, July 2, 2009

En nombre de la Revolución


En Honduras la cosa se ha puesto dura.

Lo que no quiere decir que en Holanda la cosa esté blanda.

La crisis es mundial.

Pero en Honduras acaba de pasar lo peor.

Los militares acaban de darle un golpe de estado al gobierno del presidente Manuel Zelaya.

Los militares no perdonan que Manuel se le haya unido a Chávez.

Ni que se la haya celebrado a Fidel, (la revolución).

Lo secuestraron, lo metieron en un avión y se lo mandaron a Oscar Haza.

Perdón, a Oscar Arias, que es Premio Nobel de la Paz.

Oscar Haza es Premio Noble del Pus.

A Oscar Arias le dieron el Premio Nobel de la Paz hace más de 20 años por los acuerdos de paz en Centroamérica.

A Oscar Haza le van a dar el Premio Noble del Pus, porque es un tipo noble, que lleva más de 20 años hablando de Fidel Castro.

Desde Costa Rica, a través de la cadena « Telesur », Manuel Zelaya afirmó en una conferencia de prensa que había sido víctima de secuestro y de golpe de estado.

El periodista de América TV, Juan Manuel Cao, que no se pierde ningún brete, pero que es un caos haciendo preguntas le dijo :

« El secuestro se lo hicieron acostado, pero… el golpe, ¿en qué estado fue ? »

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, calificó el golpe de estado de grande, sucio y a traición, y desafió a los militares y reclutas de América Latina para que le dieran uno así a ella.

Caballeros, ¿los guardias en Honduras no se enteraron de que estamos en el siglo XXI ?

Los golpes de estado pertenecen a la prehistoria de América Latina, el último se dio al final de la guerra fría.

Fíjense si eso fue hace rato, que le dio tiempo a calentarse a Cristina Kirchner.

Todo empezó el jueves pasado, cuando Zelaya, acompañado por varias centenas de sus partisanos, forzó la entrada a una base militar en Honduras, donde se encontraban las urnas que hacían falta para el referéndum del domingo.

Un referéndum que si Zelaya ganaba, podía llevarlo a un segundo mandato consecutivo.

Los guardias no le dijeron nada a Zelaya, ni a sus partisanos y los dejaron llevarse las urnas.

Al otro día tomaron Tegucigalpa.

No quedó un partisano sano, al que menos, le partieron la mano.

Se bajaron en la Embajada de Venezuela y sacaron a galletas al Embajador, dicen que el tipo llevaba los cachetes más rojos que la camisa.

En la Embajada de Cuba, le hicieron lo mismo al Embajador cubano.

Dicen que le dieron con un cubo por el pescuezo.

Pero esa violencia les virará el mundo en contra.

Le dará razón a Chávez para hacerse el guapetón y decir que meterá sus soldados en Honduras para defender a su Embajador.

Tendrán que aceptar el regreso de Zelaya, que aunque se haya ido como un ratón, volverá como una papagaya.

La democracia impide el golpe de estado, los presidentes los cambia el pueblo con sus votos, no los militares con sus tanques.

Así que guarden las armas, traigan de regreso a Zelaya y gánenle el referéndum que él mismo organizó.

Así se le dará una lección de democracia al mundo, y a esos que, a lo largo de la historia, no han dudado en echarle los tanques al pueblo en nombre de la Revolución.

No comments:

Post a Comment