Friday, May 15, 2009

Festival de Cine Gay y Lésbico de Miami 2009



Hace unos días se terminó en Miami y Fort Lauderdale el Festival de Cine Gay y Lésbico.

Para los que no sean entendidos, un gay es un homosexual, y un lésbico, también, pero hembra.

No es un festival exclusivamente para los homosexuales, sino sobre ellos.

Aunque, como su nombre no lo indica, es un Festival que toca el sexo.

No solamente que lo toca, sino que se lo apropia y explora sus conflictos más profundos.

Y no es un Festival cerrado.

Es un festival de una gran abertura, las puertas están abiertas de par en par, eso sí, la entrada hay que pagarla.

Si estás interesado puedes acudir (digo acudir y no sacudir).

Da igual que seas heterosexual, bisexual, trisexual, multisexual, especialista en animales, sádico, masoquista, domador de vacas locas, aficionado a la fiebre porcina o consumidor de prostitutos.

De eso trata uno de los documentales que más ha sacudido la crítica (digo sacudir y no acudir):

La cinta “Luchando”, de la realizadora americana Noelle Stout, toca el tema de la prostitución homosexual en Cuba.

A través de la cinta podemos asistir a las aventuras de “La Diosa”, un travesti de 23 años, que se acuesta con cuanto extranjero le dé dinero o especies.

En vez de llamarla “La Diosa”, debieran decirle “La Diabla”.

O “La Aplanadora”, porque parece que le gusta que se lo filmen en contra plano.

“La Diosa” confiesa ante las cámaras que no se siente prostituido, sino que simplemente ha "luchado para sobrevivir''.

“Luchar” ha cambiado su significado en Cuba: históricamente era coger un fusil y pasarte a la Sierra, ahora es coger un fusil y que te pasen por la sierra.

Luchar, en el lenguaje de la calle, es tener sexo a cambio de moneda dura.

Y si no es dura no sirve, aunque esté dura; y si es dura sirve, aunque no esté dura.

Noelle Stout se pasó varios meses en Cuba filmando a escondidas del régimen, permeando (en) los círculos de jineterismo, con la cámara en la mano.

Su objetivo era poner su ojo en la situación de los homosexuales, por eso filmó cada escena con crudeza y clarividencia.

Además de La Diosa, entre los personajes figuran Masiel La Gorda, de 34 años, una rapera lesbiana que practica sexo para mantener a su joven pareja.

Manuel, un escultural joven que ofrece su masculinidad en busca de ropas de marca.

Y Yuris, un Don Juan que con 19 años ya tiene 4 hijos y tiene como meta llegar a 10, lo que incentiva sus aventuras homosexuales para la manutención de su dispersa prole.

El éxito del documental “Luchando” le cambiará la vida a su directora, quien pasará de peliculera, a directora de películas.

Ya lo sabe, si usted es un peliculero, pero sabe poner la cámara en el lugar exacto, en cualquier momento puede cambiar su vida… por bajada.

1 comment: